domingo, 6 de septiembre de 2015

Vocare

"«Vocación», palabra relacionada (con voz), procede de vocare (llamar) y originariamente significaba una llamada musical, o por lo menos rítmica." (Campbell, Don)

Mi vocación llegó de un llamado (más bien, gritado) que he podido escuchar hasta la fecha, desde la música -de ahí la anterior cita- pero también con las observaciones que he tenido del mundo.

Estoy convencida de que la educación, en el hogar y en los centros educativos, es fundamental para la definición de los seres humanos. La ciencia se ha dedicado a descubrir lo que nuestra experiencia ya nos advertía: los primeros años de vida son cruciales en la definición de la personalidad y la voluntad.

Cada día me encuentro con una sociedad lastimada, violenta, rodeada de desesperanza y sin sentido. Esa "enfermedad" humana está inundando a muchas personas, y ello puede observarse incluso desde que son niños. Las escuelas están plagadas de niños abusivos, abusados; no se creen capaces de nada constructivo, no han sido valorados o escuchados. 


El acoso escolar se ha convertido en tema del momento, pero no es un conflicto reciente


Mi trayecto por la escuela es otra evidencia de ello. Muchos maestros sin vocación dejaron un sello negativo en mi memoria; aprendí muy poco dentro de clases; durante años resultaba incómodo y hasta odioso ir a esos edificios feos y viejos, entre otras cosas porque fácilmente era humillada o maltratada por compañeros -e incluso por profesores aún más inmaduros que mis compañeros-. Sin embargo, mi historia escolar me ayudó a entender que esa tradición de escuelas de horror donde maestros, padres y alumnos sufren, no tiene sentido. ¿Por qué perpetuar uno de los orígenes de nuestro cáncer?





Desde niña empecé a descubrir un camino de "ayuda" a los demás. Pero no para ser la Madre Teresa, no quiero ser salvadora de nadie. Es una ayuda que parte de entenderme como miembro de esta sociedad, una parte responsable de sufrir el mundo ¡o gozarlo!, de enriquecerlo o empobrecerlo.

Afortunadamente no sólo escuché el grito de alerta, también he encontrado mil razones para sonreír, sorprenderme, crecer, gozar. Y ¡cómo no compartir todo ello!
Soy maestra, pero no porque trabaje en una escuela. Dedico mi vida a investigar, inventar y experimentar maneras diferentes de enseñar....o, quizás debería decir de acompañar. Lo que hago dentro y fuera de las aulas no es sólo enseñar, es vivir. En ese sentido, más que "maestra", podría llamarme a mí misma "heurista" (palabra que saco de heurística), o "curiosa no egoísta".

En esta primer publicación compartiré con ustedes un  amplio listado de 50 películas basadas en la figura del docente, y mi propia lista de películas que cuentan historias semejantes a la mía, situadas en contextos escolares, enfocadas en personas con una visión diferente, de crecimiento.
Espero que disfruten sus ratos libres inspirándose con ellas. ¡Y que puedan abrir sus manos para compartirlas con más personas, por supuesto! Si quieren enriquecer la lista, comenten y yo la actualizaré.




PELICULAS SOBRE EDUCACIÓN/MAESTROS:

Apoyate en mí


El profesor


El maestro  (historia de Alberto Manzi)

Maria Montessori, una vida dedicada a los niños.

Freedom Writers

To Sir, With Love (1967)

Dangerous Minds (1995)


Con ganar de triunfar (1988)

El indomable Will Hunting (1997)

The Ron Clark Story (Unidos para triunfar)

Not one less

La lengua de las mariposas (1999)


La Educación Prohibida


Los Coristas




Documental La lección de música (Une leçon de musique, 2014)

Musica del Corazón (1999)

Mr. Hollands Opus








No hay comentarios:

Publicar un comentario