domingo, 26 de marzo de 2017

Escuchar y descubrir formas y ritmos de desarrollo y aprendizaje


El primer día que di una clase grupal, llegué al salón, con mi planeación de clase muy bien estructurada, con muchas ideas nuevas, con nervios y el corazón latiendo fuerte. Estaba feliz de poder empezar a hacer eso que ya estaba segura que era mi vocación: aprender y enseñar. La cosa no empezó tan bien, porque mientras yo trataba de explicar qué haríamos (según mis planes), varios niños ya se estaban distrayendo. A los 15 minutos eso empeoró y tuve que tomar la decisión más importante que ha guiado mi camino como docente: escucha, mira, sé flexible. Tuve que aprender a tener un camino en mente, pero ser capaz de cambiar el rumbo según las necesidades de los que estuvieran en grupo, incluyéndome. Por eso no encuentro justificación aceptable para tener grupos de 30 niños o más, ¿cómo podría escucharlos y atenderlos, siquiera conocerlos a todos de manera personalizada!

Mientras estudié la licenciatura, una maestra me recomendó terminar mis estudios antes de empezar a dar clases. ¡Afortunadamente no le hice caso! Las cosas más valiosas de mi vida no las he aprendido en la escuela, sino en la vida. A enseñar, se aprende en la práctica; a vivir, también.


¡Cómo me hubiera gustado que alguien me compartiera sabiamente sus experiencias!, que no intentara convencerme o moldearme a su estructura, sino que -como un real guía- me dijera lo que sabe del camino que yo voy escogiendo, me hiciera preguntas, se asombrara conmigo, me conociera y me dejara conocerlo.




En esa observación cotidiana, que ha durado años y estoy segura de que siempre continuará, fui encontrando formas específicas de acercarme a un alumno. Descubrí que algunos gozan del contacto físico y otros no tanto, que algunos no pueden estar solos y a otros los abruma la gente, que unos necesitan moverse y otros ¡vaya que no se cansan de colorear sentados! Emilio, Fernanda, Kiran, Andrés, Lucía, cientos de personas me han enseñado sobre la maravillosa diversidad de los seres humanos.

Estar con el otro requiere una verdadera escucha, como cuando dos músicos tocan juntos, o cuando una pareja se compenetra al bailar, o una charla se vuelve profunda... He observado que l
amentablemente no nos damos cuenta del otro, aunque sea indispensable incluso cuando hacemos un monólogo. ¡Qué riqueza nos estamos perdiendo! Vamos a aprender a escuchar.

La diversidad y plasticidad vuelven complejas a las personas. Incluso una misma persona cambia según las circunstancias, por eso hay que tener criterio amplio cuando hablamos de personalidades, para no caer en
 generalizaciones.Aunque la observación y la experiencia son incomparables, hay ciertas herramientas que hacen posible "subirnos a hombros de gigantes" y aprender de aquellos que ya vivieron y estudiaron más. Por eso, una vez que entendí que en la investigación sobre el ser humano no se puede ser categórico, empecé a platicar más con otras maestras y con papás primerizos y experimentados, enfermeras y abuelitas, y a revisar estudios de Piaget, Pestalozzi, Vigotsky, etc. De todos se aprende algo distinto.

Aquí comparto algunas herramientas útiles que pueden encontrarse en la WEB:


Observa esta tabla y compárala con tu observación del desarrollo de los niños que has conocido. ¿Coincide? ¿conoces alguna excepción?
Busca más información, para darte una idea de las aportaciones de Piaget sobre el estudio del desarrollo humano.

Aún dentro de una misma etapa, las sociedades, familias y personas tienen distintas formas de ser. Lo ideal sería promover experiencias que vayan dirigidas a más un sentido, a más de una personalidad, a más de un nivel. En los grupos siempre hay personas con más conocimientos o habilidades que otros, por eso me pregunto ¿cómo lograr que todos puedan aprovechar la clase?


Aquí puedes consultar un documento muy completo sobre estilos de aprendizaje. Piensa en un par de ejemplos de personas que conozcas con cada estilo. ¿Cuál es el tuyo?

Aquí puedes encontrar un artículo que habla sobre cómo desarrollar el trabajo con los distintos estilos de aprendizaje en la enseñanza.


Observa contigo y con tus alumnos y trata de responder estos cuestionario para indagar en tus estilos de aprendizaje y cuestionario para la valoración del estilo de aprendizaje.




No sé tú, pero las personas de quienes más he aprendido y quienes más me han marcado son aquellas con las que he hecho una real conexión, a quienes he conocido profundamente. No quienes hablaban a las masas, o quienes exponían algo sin interesarse en su interlocutor.

La educación ha ido avanzando con el tiempo, quizá sea tiempo de dejar de estandarizar y ver las posibilidades que tenemos para conocer de manera profunda e individual a aquellos con quienes queremos compartir.

¡Déjame conocerte! Agrega un comentario si quieres entrar en contacto.



¿¡Evaluación y enseñanza estandarizados?!



Referencias:

Carlos Lenkersdorf. "Aprender a escuchar. Enseñanzas maya-tojolabales". https://tihuicampos.files.wordpress.com/2014/10/116192656-carlos-lenkersdorf-aprender-a-escuchar.pdf

Adán Triglia. "Los 16 tipos de personalidad (y sus características). El indicador de Myers_Brriggs nos muestra 16 perfiles de personalidad de los seres humanos". https://psicologiaymente.net/personalidad/tipos-de-personalidad


Tablas. Papalia y Wendkos, escala evolutiva adaptada.

20 sabias reflexiones de Jan Piaget https://muhimu.es/salud/jean-piaget-desarrollo-humano/


Manual de estilos de aprendizaje. Material autoinstruccional para docentes y orientadores educativos. http://biblioteca.ucv.cl/site/colecciones/manuales_u/Manual_Estilos_de_Aprendizaje_2004.pdf


Cómo trabajar con los estilos de aprendizaje en la enseñanza http://granpausa.com/2017/02/03/estilos-aprendizaje-adaptarte-uno/

Cuestionario Honey-Alonso de estilos de aprendizaje http://estilosdeaprendizaje.es/chaea/chaea.htm
Cuestionario para la valoración del estilo de aprendizaje http://www.orientared.com/car/cuesapre.pdf



No hay comentarios:

Publicar un comentario